Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu
¡Consume sano, sabroso y cercano!

¡Consume sano, sabroso y cercano!

 

1. Consumir productos locales es beneficioso para la economía local. Un euro gastado en productos cercanos genera el doble para la  economía local.

2. Los productos locales son más frescos. Los productos transportados largas distancias pueden llegar a estar semanas en congeladores.  Sin embargo, al comprar local estamos obteniendo un alimento cosechado en el momento óptimo de maduración y poco antes de ser comprado, lo que significa que los alimentos tienen más nutrientes.

3. La comida local sabe mejor. Un producto recolectado ayer tiene mucho más sabor y propiedades nutricionales que uno recolectado hace semanas y que ha sido mantenido artificialmente en cámaras.

4. Tardan más en estropearse. Los productos recolectados tradicionalmente cerca de tu casa, son recién cosechados, tienen  menos productos para conservarlos y te duran más tiempo al ser recién cosechados.

5. Comer de esta forma reduce emisiones de gases contaminantes. El transporte de  los productos de lugares lejanos provocan  elevadas emisiones de CO2, contribuyendo al cambio climático, haciéndolo insostenible.

6. Comemos productos de temporada. Al consumir productos locales automáticamente comemos productos adaptados a cada temporada. Además los productos de temporada son más baratos. Es fácil olvidar que muchos productos no se pueden cultivar durante todo el año. Comprar directamente a los productores te pone en contacto con las estaciones del año aprendiendo a diferenciar cuándo es el mejor momento para consumir cada producto.

7. Apoyar el mercado de agricultores La compra en el mercado local de agricultores, aunque sea muy pequeña, ayuda a los agricultores locales y los pequeños productores a sobrevivir y prosperar.

8. Reducir el embalaje. Aprovechamos para reutlizar bolsas, cajas, llevar el carro de la compra, etc. para transportar nuestra compra y no malgastar bolsas plásticas o embalajes innecesarios, como pasa en las grandes superficies donde muchos productos frescos ya están embasados. Esto supone una gran diferencia.

9. Conoce de dónde vienen tus alimentos. Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de dónde proceden los productos.  El agricultor te puede decir todo sobre el producto: los cultivos y las variedades que producen, prácticas empleadas, etc.

10. La comida local es variada. En muchas ocasiones son los pequeños agricultores los que mantienen vivas algunas variedades de frutas y hortalizas, y esto se debe también a la policultura que conlleva la agroecología. Además llevar una dieta variada es muy beneficioso y nos ayuda a mantener una buena salud.

11. Impides oligopolios. El 80 % de los productos que se distribuyen en España lo controlan 5 empresas las cuales hacen y deshacen en cuanto a precios finales y en cuánto se produce y cómo. Apoyar a los pequeños productores sirve para luchar contra este oligopolio y ejercer nuestro derecho a una soberanía alimentaria.

12. Comprando a los productores locales apoyas el desarrollo sostenible. Con ingresos, los agricultores permaneceran y  utilizarán las tierras para producir alimentos. Aprovechando las tierras y  comprando a proveedores locales que dan trabajo a otras familias. A medida que crecen se tendrá que emplear a más gente local. Ellos también van a comprar a proveedores locales y aumentar aún más el valor de su euro localmente gastado. En definitiva: ayudamos a preservar e incluso crear empleo sostenible en nuestro entorno.

13. Los mejores ingredientes y al mejor precio La compra directa ofrece una buena relación calidad-precio. Compras alimentos de calidad, producidos  con respeto y artesanalmente y a pequeña escala a un precio digno para el productor y justo para el consumidor.

14. Reducir los desperdicios – no sólo los tuyos, sino los del agricultor también. Por estética, una parte de los alimentos producidos para los supermercados se rechaza porque no tienen el tamaño, color o forma adecuados. Los productores locales ofrecen la mejor calidad, e incluirán formas grandes y pequeñas e irregulares, porque así es como la naturaleza hace las cosas.

15. Conservación del paisaje. La agricultura ecológica promueve la conservacion y respeto de las variedades autóctonas, lo que va contribuir muy positivamente en la creación y mantenimiento de paisajes variados y en equilibrio.

16. Ayudas a mantener la biodiversidad local. Los alimentos de carácter local tienden a desaparecer de la vista ya que los supermercados ordenan sus líneas de productos según sus intereses económicos, sin importar su impacto negativo a niveles cultural, medioambiental y de salud. Al consumir localmente podrás consumir productos o variedades  que normalmente no encontrarás en el supermercado, y así estarás ayudando a mantener la biodiversidad productiva de la zona, alimentándote mejor y fomentando la diversidad. ¡Ah! Y sin pagar las abusivas comisiones de los intermediarios.

17. Comprar directamente al productor es educar Si compras en el mercado del agricultor o en la propia finca, puedes hablar con el agricultor y preguntar sobre cómo el alimento se ha cultivado, propiedades, cómo cocinarlo, etc.  Para los niños puede ser emocionante ver cómo crecen los alimentos que comen, conocer su cliclo vital y su entorno. Recuperar los vínculos de los consumidores con la tierra y las personas que la cultivan.

18. Comprar la cantidad de alimentos que realmente necesitas.  En los supermercados se venden grandes cantidades y alimentos en embalajes que en ocasiones no se ajuntan a nuestras necesidades y finalmente acaban descansando en el fondo de una bolsa de basura. Este consumismo sin sentido que promueve un modelo insostenible, tanto ambiental como socialmente, es totalmente perjudicial para el bienestar del Planeta. Su solución es tan sencilla como llevar a cabo un consumo crítico, sostenible y racional, pensando las cantidades y productos realmente necesarios para nuestra vida cotidiana.

19. Los productos ecológicos y locales son más saludables para el consumidor y el medio ambiente, ya que no contienen aditivos químicos perjudiciales ni pesticidas, y suponen un importante ahorro en las emisiones de CO2.  Estaremos realizando un consumo responsable y sostenible, evitando el daño producido al medio ambiente por el transporte, el uso de fertilizantes, pesticidas, etc.

20. Conocer y valorar las variedades de fruta y verdura de cada zona favorece su gastronomía regionalconvirtiéndola en un activo cultural diferenciador y único.